Expertos en PrestaShop y agencia Shopify

El impacto de los social media en el e-commerce es ya una realidad

El impacto de los social media en el e-commerce es ya una realidad

Facebook, Twitter, los blogs y las reviews de los propios clientes y consumidores se están alzando poco a poco como una de las estrategias más efectivas para movilizar clientes y conseguir que nuestros productos online estén en boca de todos. En lo que a los social media como canales de venta se refiere, Facebook es el más empleado con un 86% de consumidores seguido de Twitter con el 65% y las Reviews con más de la mitad de los usuarios.

Los datos hablan por sí solos. El impacto de los social media en el mundo de los negocios es ya un hecho y se estima que para el año 2014 el 53% de las compras a minoristas tanto online como offline se verán afectadas por la influencia de la web, dado que cada vez son más los consumidores que contrastan opiniones y buscan productos antes de comprar.

Hay cifras que no se deben pasar por alto para comprender de manera clara la repercusión de los medios sociales en la actualidad. Nuestra marca es nombrada aproximadamente 90 veces a lo largo de la semana en conversaciones con amigos, familia o compañeros de trabajo. Así, las redes sociales cuentan en la actualidad con una penetración del 84% del total de la sociedad y de ellos un 75% de los usuarios confiesan que acuden a ellas diariamente. Estos datos hacen necesario el traslado de una marca a un modelo de negocio social que exige, hoy en día, un sólido compromiso con la mentalidad social de los nuevos medios de comunicación, es decir, una nueva definición del modelo de negocio que afectará a todas las decisiones de marketing, incluyendo la interacción y la conversación.

La primera exigencia para que nuestra tienda online tenga presencia en el mercado es entender cuál es nuestro target en los medios sociales. Posteriormente se exige tener una visión amplia del ROI de los social media dentro del mix de marketing online general. Una vez asentadas las bases, debemos adecuar las estrategias de comunicación para dotarlas de efectividad, mejorar la planificación de los medios sociales y personalizar el trato con el cliente. Todas estas medidas completan el círculo de las premisas que son necesarias para que el e-commerce no se quede atrás y rentabilice al máximo el potencial de los “recién estrenados” medios sociales.